Entidades empresarias y sindicales difundieron una declaración conjunta donde se analiza la crítica situación de la industria del calzado, textil e indumentaria.

Por primera vez, se reunió la totalidad del sector manufacturero para plantear reclamos y sugerencias al gobierno nacional.

El 12 de Junio de 2018, se llevó a cabo en el Hotel Castelar de Buenos Aires la conferencia de prensa de las principales organizaciones empresarias y sindicales representativas del sector con el fin de informar a la prensa el estado de la situación actual, su proyección sobre el futuro inmediato y dar a conocer sugerencias para su normalización.

Como representantes del segmento cuero-calzado-manufacturas, estuvieron presentes ACUBA –Asociación de Curtidores de la Provincia de Buenos Aires-, SECEIC y SOCRA –sindicatos de obreros del cuero- CAIPIC –Cámara de Proveedores-, CIMA –Cámara de las Manufacturas-, SAMC –Sindicato de obreros de las manufacturas-, FAICA –Federación Argentina del Calzado- y UTICRA –Trabajadores de la Industria del Calzado-.
Bajo el lema de “No somos un problema, somos una oportunidad” el conjunto de esta cadena industrial señaló que “se encuentra atravesando una prolongada crisis en el nivel de actividad por la profunda retracción de la demanda, como resultado del deterioro del poder adquisitivo de la población”. En segundo lugar, argumentaron “que la persistente presión de las importaciones provoca una sensible pérdida de participación sobre el reducido mercado local”. Y en tercer término, puntualizaron “la incidencia de la fuga de consumidores hacia mercados externos en un proceso permanente de turismo de residentes”.

Incidencias sobre el mercado laboral

Las consecuencias directas de esta situación se expresa en la disminución del nivel de actividad que ha provocado recortes en las horas trabajadas, suspensiones y despidos de puestos de trabajo hasta el cierre de líneas de producción y de fábricas.
Según el documento, el sector interpreta que “la continuidad de este escenario pone en riesgo a nuestros entramados industriales y con él a los más de 500 mil puestos de trabajo directos que nuestras cadenas emplean”.

Parte de la cabecera que congregó por igual a empresarios y trabajadores.

Competitividad y responsabilidad
En otro tramo la declaración señala que “se nos acusan de no ser competitivos y esa afirmación es de una falsedad absoluta. Nuestras plantas industriales tienen niveles de eficiencia y productividad de clase mundial. Contamos con la mejor tecnología de producción, excelente nivel de recursos humanos y la integración de eslabones en nuestras cadenas de valor desde los insumos básicos hasta el producto final.
“Ahora bien, lo que producimos eficientemente en nuestras plantas soporta la carga de los factores que estructuran la no competitividad sistémica de la economía argentina, como son: fuerte presión tributaria; altas tasas de interés; servicios financieros raquíticos y caros; concentración de los canales de comercialización, renta inmobiliaria exacerbada; costos logísticos y de energía por encima de los de la región, etc.”
Más adelante continúa “que los industriales no somos los culpables de esta situación, somos los principales afectados junto a nuestros trabajadores. Pues debe quedar claro y explícitamente indicado que ni nuestros industriales ni nuestros trabajadores definen la asfixiante carga fiscal, ni las altísimas tasas de interés que son ya incompatibles con la lógica de la producción, como tampoco definen los cuadros tarifarios que nos impactan por la doble vía del incremento de los costos de producción y por la erosión del ingreso disponible de nuestros consumidores, afectando el nivel de demanda, entre tantos otros factores que se dirimen en el campo de las políticas públicas, todos ellos fundamentos que hacen que lo que eficientemente producimos al interior de nuestras plantas industriales llegue a precios no competitivos a nuestros consumidores”.

El dialogo con el gobierno es imprescindible

En otro de sus párrafos, considera que “la cadena de valor necesita desplegar una agenda de competitividad que ambicione el desarrollo industrial del sector en todo su potencial. Al tiempo de fortalecer su inserción internacional y que incentive y facilite la actividad de articulación entre los distintos eslabones de nuestras cadenas de valor.
“Con ese objetivo, los sectores del trabajo y de la producción nacional que integran esta declaración, solicitamos una inmediata convocatoria de las mesas sectoriales que funcionan en el ámbito del Ministerio de Producción de la Nación que habiliten la implementación urgente de un plan de estabilización del nivel de actividad de nuestros entramados productivos que, al tiempo, nos permita preservar los puestos de trabajo y cuyos lineamientos se anexan a la presente y que permitirán, al menos en parte, reparar el daño provocado por un entorno macroeconómico que ha venido erosionando a la actividad manufacturera nacional”.

La potencialidad del sector en cifras

En el caso de consensuar medidas económicas entre el sector y el gobierno, el documento considera que “en los próximos 10 años, tenemos todo el potencial para fijarnos como objetivo duplicar el nivel de actividad industrial alcanzado en el año 2015, replicar un comportamiento inversor como ya hicimos en los últimos años -que supere los U$S 5.000 millones en bienes de capital e infraestructura productiva-, alcanzar el millón de empleos sectoriales y superar la barrera de los 2.000 millones de dólares en exportación de valor agregado sectorial al final de la década”.

Anhelos y desafíos

Para terminar, expresa que “tenemos por delante el desafío de reducir la pobreza y la desocupación, que es una deuda moral de todos hacia el pueblo argentino”.
“Estamos convencidos que la generación de trabajo industrial es la mejor herramienta para cumplir con este objetivo y afirmamos que nuestras cadenas de valor poseen características distintivas e irremplazables que resultan estratégicas para combatir estos flagelos”.
“Es nuestra obligación como sociedad generar las condiciones apropiadas e incorporar la totalidad de nuestro pueblo a la fuerza laboral, que redundará en un mercado de consumo más equitativo, vigoroso y de mayores oportunidades para todos los argentinos”.

Propuesta de acciones y medidas

Junto a la declaración principal, se entregó un anexo con la “AGENDA DE ACCIONES Y LINEAMIENTOS DE POLÍTICAS PÚBLICAS A IMPLEMENTAR” en donde figuran las “Acciones específicas para la cadena de valor del cuero y sus manufacturas”.
Tales documentos fueron distribuidos a la prensa y enviados a las respectivas autoridades de gobierno.

Conferencia de prensa Junio 2018

A continuación, la lista de entidades participantes y sus respectivos representantes.

Entidad Representante
ACUBA Asociación de Curtidores de la Provincia de Buenos Aires Daniel Argentino
SECEIC Sindicatos de Empleados, Capataces y Encargados de la Industria del Cuero. Marcelo Cappiello
SOCRA Sindicatos de Obreros Curtidores de la República Argentina Gabriel Navarrete
CAIPIC Cámara Argentina de Industriales Proveedores de la Industria del Calzado Hugo Luis Álvarez
CIMA Cámara Industrial de las Manufacturas de Cuero y Afines de la República Argentina Ariel Aguilar
SAMC Sindicato Argentino de las Manufacturas del Cuero Ernesto Trigo
FAICA Federación Argentina de la Industria del Calzado y Afines Alberto Sellaro
FAIIA Federación Argentina de la Industria de la Indumentaria y Afines Claudio Drescher
CIAI Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria Claudio Drescher
FITA Federación de Industrias Textiles Argentina Eduardo Detoma
PROTEJER Fundación PROTEJER Yeal Kim
FONIVA Federación Obrera de la Industria del Vestido y Afines Romildo Ranu
UCI Unión de Cortadores de la Indumentaria Graciela Herminia Valdez / Patricio Ignacio Ledwitch
UTICRA Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado de la República Argentina Agustín Amicone

FUENTE: http://serma.net/noticias/info-serma/argentina-el-sector-advirtio-al-gobierno/